15 años sin Kaleth, el ‘Rey de la nueva ola’

Kaleth Morales Troya es el responsable que buena parte de una generación hoy le guste el vallenato. El hijo mayor de Miguel Morales y Nevis Troya influenció con sus canciones que se salieron del estilo tradicional del género musical que hoy distingue a Colombia en el mundo.

Hace 15 años ese niño que dio un vuelco al estilo de hacer la música de Alejandro Durán y Calixto Ochoa, perdió la vida luego de sufrir un accidente automovilístico en la carretera entre Plato y Nueva Ganada, en el departamento del Magdalena. Sus seguidores aún recuerdan con cariño y nostalgia el miércoles 24 de agosto del 2005, cuando se dio a conocer el fallecimiento del cantautor que un día antes se estrelló junto a su hermano Keyner.

A Kaleth se le considera como el ‘Rey de la nueva ola’, porque hizo cosas diferentes en la música vallenata, incluía arreglos de otros géneros que eran bien recibidos por los jóvenes. Era admirado por sus colegas, en su momento Kaleth y Silvestre Dangón los unió una gran amistad por la música, por los gustos en cuanto a probar otros estilos.

La madre del mayor de los Morales Troya, recuerda a su hijo como hombre “muy tierno, por eso tuvo muchas novias, porque era muy romántico y coqueto. Hoy extraño todo de él, sus abrazos, esa sonrisa inmensa y sus bonitas palabras”, rememora.

Sus compañeros y amigos de la Universidad del Sinú, la cual le entregó el título de médico, después de su muerte, lo acompañaban en cuanta idea se le ocurría a la promesa que llegó a ser una realidad, tanto que el acordeonero villanuevero Andrés Herrera, cuenta cómo se grabó el primer éxito musical de Kaleth. “Empezamos a las ocho de la noche y terminamos a las cuatro de la madrugada. A las siete de la mañana ya estaba sonando en la radio, fue una locura porque decidimos hacerla por un solo canal y el cajero (Álex Caja) no agarraba los cortes, por lo que debíamos parar y arrancar de cero tras cada error. Eso puso de mal humor a Kaleth que era un ‘fósforo’, pero finalmente la sacamos adelante”.

Era tanta la acogida que tenía Kaleth en el público juvenil, sobre todo, que las emisoras que solo sonaban canciones del género urbano, decidieron incluir sus canciones en su programación diaria y eso le fue dando más reconocimiento al músico nacido en Cartagena.

Kaleth era un fenómeno musical, estaba incluido en la lista de los cantantes más sonados de la radio colombiana, hacía parte del grupo de artistas que cantaban en los conciertos más importantes organizado en la capital de país.

Conciertos más recordados

Cada ciudad, municipio o vereda donde se presentó Kaleth dejó una huella imborrable, pero hay conciertos que quedaron en la memoria de los amantes del vallenato donde Morales Troya fue figura importante.

Uno de ellos es el que se realizó en el estadio El Campín de la ciudad de Bogotá, ese día la casa del Santa Fe y Millonarios estaba preparada para cantar canciones de otros artistas que nada tienen que ver con el vallenato, sin embargo, Kaleth hizo vibrar a miles de personas con su voz. El cartagenero se apareció en la tarima con una camiseta Lotto de la selección Colombia con la que jugó las eliminatorias al mundial de fútbol en Alemania 2006.

Una presentación en Barranquilla junto a uno de sus hermanos y su padre, es recordada por cantar una de las canciones éxito de Miguel, ‘Que me puedas amar’, es muy recordada porque el primero de los Morales, le entregó la responsabilidad de llevar el peso de una dinastía que se empezaba a forjar pero que la muerte no dejó fortalecer.

Otro concierto importante fue uno en el que alternó con Diomedes Díaz y cantó la canción ‘La reina’. Diomedes le dio la oportunidad de cantar a su lado y estuvo atento a cada nota que salía de la garganta de Kaleth.

Kaleth murió dejando huérfano a dos hijos y miles de seguidores que quedaron esperando que siguiera rompiendo esquemas, creando éxitos y además entregándole el carisma y el don de gente que lo caracterizó.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*