Indignación en Hong Kong por el brutal arresto de un niña de 12 años

Nueva polémica para la policía de Hong Kong. Después de un año en el que el cuerpo policial ha sido señalado por su dureza a la hora de lidiar con las protestas antigubernamentales en la ciudad, este fin de semana desató una nueva ola de críticas tras difundirse el placaje al que fue sometida una niña de 12 años antes de su detención.

Sucedió el domingo por la tarde en el barrio de Yau Ma Tei, donde cientos de manifestantes protestaban en pequeños grupos contra el aplazamiento de las elecciones legislativas y la ley de seguridad nacional impuesta por Pekín. Según se aprecia en las imágenes grabadas del suceso, los agentes dieron el alto a un grupo de personas en la acera. La menor, que dice que se asustó, empezó entonces a correr, momento en el que un policía la interceptó y tiró bruscamente al suelo mientras sus compañeros se abalanzan sobre ella entre los reproches de los transeúntes.

La niña, de nombre Pamela, explicó que ella y su hermano mayor habían salido a comprar material escolar cuando se toparon con los agentes desplegados en la zona. “Estaba muy asustada. Me dijeron que me quedara quieta, pero no pude calmarme y me escapé”, relató luego a la prensa local.

Finalmente, la policía le impuso una multa a ella, su hermano y a un transeúnte más acusados de violar las normas de distanciamiento social de la ciudad, que prohiben las reuniones de más de dos personas en la vía pública. Sin embargo, los multados ya han dicho que no piensan pagar y que recurrirán la sanción en los tribunales.

El placaje de la joven, que acabó magullada en el hombro y con arañazos, pronto se hizo viral en redes sociales y desató una ola de críticas contra los uniformados. Pero en su cuenta oficial de Facebook, la Policía argumentó que la niña trató de huir durante una acción de detención y registro y que se utilizó la “fuerza mínima necesaria” para someterla.

La de ayer fue la primera gran protesta en la ciudad desde el pasado 1 de julio, día que se celebraba el 23 aniversario de la vuelta de esta ex colonia británica bajo soberanía china. Pese a que los convocantes aspiraban a reunir a 50.000 personas, tan solo acudieron unos cientos que se manifestaron de forma dispersa ante los 2.000 agentes desplegados. Aún así, la jornada se saldó con 289 arrestados, la gran mayoría acusados de reunión ilegal.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*