La triste historia de tres éxitos del vallenato compuestos por Efrén Calderón

Por: Romario Ortiz Sanjuanelo

Efrén Calderón es uno de los compositores vallenatos que puede jactarse de que sus canciones han sido grabadas por los cantantes más importantes del género, pero hay un capitulo oscuro en la historia de este prolijo compositor nacido en San Juan del Cesar, en el departamento de La Guajira: la muerte, esa que ha rodeado la vida del autor de grandes obras del vallenato cantadas por Rafael Orozco, Los Betos, Poncho Zuleta y Jorge Oñate, pero fue en la voz de Diomedes Díaz que quedó grabada la que tal vez es su canción más conocida.

El cacique grabó en el álbum ‘Volver a vivir’ del año 1998 junto al joven Iván Zuleta, el tema ‘Sueños y vivencias’, en el cual se narra la historia de un hombre que perdió a su mujer y aunque no explica la forma en que ocurrieron los hechos, se sabe que fue en un accidente automovilístico.

Efrén perdió a su esposa y compuso dos canciones que reflejan su tristeza y enfado con Dios por haberle ‘quitado’ lo que más quería. “Dímele a Dios que me ha dejado solo, me ha quitado todo al llevarte a ti. No habrá en el mundo pa’ esconder mis ojos las veces que lloro porque te perdí”, escribió el compositor, y el cantante lo narra con un sentimiento como si fuera su historia.

Hay otra canción que habla del mismo suceso, pero esta quedó grabada en la voz de Beto Zabaleta junto al acordeón de Beto Villa en el álbum ‘Con toda el alma’ de 1998. Es el mismo lamento, el mismo autor, pero en otra voz; es el mismo hombre que llora la pérdida de la misma mujer. Cualquiera desprevenido puede pensar que se trata solo de una ruptura amorosa, y en efecto lo es, sólo que la causa de la separación es la muerte, al igual que en la canción de Diomedes.

En la canción de Zabaleta, hace el mismo reclamo que en la de Díaz, pero en esta hace una confesión que puede ser considerada como sacrílega: creo que te amé más que a Dios”. La fe cristiana de Efrén reconoce que esto no es válido y tiene sus consecuencias, entonces sigue diciendo: “y en vez de mi error perdonar, tu vida cobró”.

Pero no es la única que hace, por eso le pide ayuda a Dios, porque siente que no puede más con el sufrimiento que le acompaña cada día entonces suplica: ya no sé quién soy, de tanto sufrir, no quiero morir, ayúdame Dios”.

Le puede interesar: ‘El Cantante’, la canción que describe a Héctor Lavoe

Pero seguramente el Dios en el que Efrén cree, le dio otra oportunidad de rehacer su vida, eso sí, sin olvidar a su primer amor. Nace otra canción que cuenta cómo Calderón se enamora nuevamente. Compone ‘Nace un cariño’, que quedó inmortalizada en la voz de Diomedes, esta vez junto a Franco Arguelles.

Con el mismo sentimiento que las otras dos, la tercera fue hecha para su nuevo amor sin olvidar a la mujer que perdió antes: mi Dios ha visto mi sentimiento, intenta cambiarme la vida dándome otro sueño. Yo sabía que tenía que seguir, yo sabía que tenía que empezar, no podía someterme a sufrir, sin saber cuándo era mi final.

Le puede interesar: Y hubo alguien, la canción que impulsó la carrera de Marc Anthony

Al inicio de la obra ‘Nace un Cariño’, Efrén cuenta que nace un cariño, un nuevo cielo, otra luz ilumina el camino de un triste sendero”. En esta, habla que Dios le ha dado una nueva oportunidad, El señor Efrén es muy creyente. Cuenta cómo ocurre el enamoramiento con su nuevo cariño y entonces en tus ojos vi, fue lindo, empezamos a hablar, de pronto comenzamos a vivir porque siempre yo te iba a amar. Pero ese para siempre, no fue para siempre porque Efrén mató a su segunda esposa.

Le puede interesar: Muere una flor, un vallenato triste y erótico

Sucedió en su casa en la ciudad Cartagena, ubicada en barrio Manga; Efrén mató a su esposa y después intento quitarse la vida.

En el archivo virtual del diario El Tiempo de Bogotá, hay una noticia de la época la cuenta que un “empleado del edificio llamó varias veces a la puerta del cuarto, pero no hubo respuesta. Hasta que forzaron la puerta y encontraron a Calderón ensangrentado. Llamaron a varios vecinos y lo socorrieron. Al otro lado estaba sin vida la esposa del compositor, la abogada Liliana Margarita Ayola”, dice la noticia del diario capitalino. Efrén intentó quitarse la vida haciendo una herida en el cuello con un cuchillo.

La condena fue de 16 años, y años más tarde intentó ser impugnada por la familia, alegando que al señor Efrén Calderón Cujía, se le violó el derecho al debido proceso, pero un juez negó este recurso argumentando que todo fue en el marco de los lineamientos.

1 comentario

  1. Me encanta la música vallenata porque analizo cada tema, porque se que detrás de ellos hay un historia y cuando escucho la historia me gusta mas el tema. estoy pensando seriamente en hacer un programa de radio para explicar su nacimiento, y de esta manera contribuirá su esparcimiento y que lo amen, es mas soy de los creen que en la música vallenata hay mas poesía que en la literatura española.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*