Lavarse bien las manos esencial para prevenir el Covid-19

Lavarse las manos para prevenir el contagio del Covid-19 parece un acto sencillo, sin embargo, en tiempo de Covid-19 requiere mucha atención. Tanto es así que la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana acordaron un protocolo para esta tarea de aseo.

No es nada nuevo decir que ya se demostró que “el lavado de manos redujo alrededor de una tercera parte la incidencia de enfermedades diarreicas en las guarderías infantiles y escuelas en entornos con ingresos altos”, según un estudio de la OMS publicado en 2015.

“La higiene de las manos es importante porque estamos en contacto con superficies llenas de bacterias. Pero también lo es que no se entienda como un enjuague rápido con agua y dejarlas a medio secar”, indica el informe.

Estos son los errores más frecuentes que cometemos al no lavarnos las manos correctamente:

  1. No hacerlo con suficiente frecuencia:
    Parece un acto muy básico, pero es fundamental. No basta sólo con hacerlo bien también con la suficiente frecuencia, especialmente en situaciones como la actual de pandemia por el coronavirus.
  2. Dejar partes sin lavar:
    Lavarse las manos por encima y sólo por las palmas y la parte externa no sirve de nada si olvidas otras zonas como las uñas, la punta de los dedos o el hueco entre los dedos.
    Según las indicaciones de la OMS, estos son los movimientos de manos a seguir para una higiene de manos correcta y sin olvidar ningún hueco:
    Frotarse las palmas de las manos entre sí.
    Frotar la palma de la mano derecha contra el dorso de la izquierda entrelazando los dedos. Hacerlo con la otra mano.
    Frotarse las palmas de las manos entre sí, con los dedos entrelazados.
    Frotar los dedos de una mano con la palma de la otra y cambiarla.
    Atrapar el pulgar izquierdo con la mano y frotar haciendo movimientos circulares y cambiar al derecho.
    Frotar la punta de los dedos de una mano contra la palma de la otra haciendo movimientos circulares.
  3. No dedicarle el tiempo suficiente:
    Deprisa y corriendo tampoco se limpian correctamente las manos. Generalmente se dice que hay que lavarse las manos mientras cantamos dos veces el cumpleaños feliz. Esto dura, en general, unos 20 segundos y es el tiempo mínimo para hacerlo, aunque la OMS recomienda alargarlo entre unos 40 segundos y un minuto.
  4. No utilizar jabón:
    No, no es obvio. El 33% lo hace sin jabón, como se pudo comprobar en un estudio publicado en 2013 por la Universidad de Michigan. La bacteria responsable del contagio no se elimina si no es con un lavado con jabón.
  5. No secarse bien:
    Da igual si lo haces con un secador de manos o con una toalla, pero secarse las manos bien sigue siendo fundamental para no transmitir bacterias. La humedad les encanta. “Los microbios pueden transferirse más fácilmente con las manos mojadas”, señalan desde el CDC.
  6. No lavar las toallas con suficiente frecuencia:
    Como se ha dicho anteriormente, a los microbios les encanta la humedad. De ahí que trapos de cocina, bayetas y toallas sean de los lugares que más bacterias acumulan en casa. Según los expertos, las toallas del baño deberían lavarse cada tres usos y dejarlas secar completamente. De nada sirve lavarte las manos con esmero si luego pasas a secártelas con una toalla sucia o húmeda.
  7. Cerrar el grifo con la mano:
    Fuera de casa, lo ideal es coger la toallita desechable con la que te has secado las manos y utilizarla para cerrar el grifo que puede tener cantidad de gérmenes. De hecho, hay estudios que han descubierto colonias de bacterias incluso en los baños de las Unidades de Cuidados Intensivos de algunos hospitales, donde se suele tener más cuidado con la desinfección. En casa, basta con desinfectar y limpiar con bastante frecuencia el grifo y cerrarlo con la mano.
  1. Confiar sólo en el gel desinfectante de manos:
    El covid-19 ha disparado la venta de geles desinfectantes de manos, incluso hay quienes han optado erróneamente por hacerlo en casa. Pero esta no es la medida más recomendada por los expertos, sino que sigue siendo el lavado de manos convencional.

Fuentes: OMS, OPS, CDC y Universidad de Michigan. Y www.huffingtonpost.es

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*