No estoy atacando a la justicia ni atacando las instituciones: Iván Duque

“Soy y seré siempre respetuoso de la instituciones y me corresponde como Presidente de la República”, expresó el Presidente Iván Duque sobre la posibilidad de una acción legal en su contra por parte del Senador Iván Cepeda.

“En un plan de total intromisión y de presión a la Corte Suprema de Justicia, el anuncio que hace el Presidente a una reforma del poder judicial, no parece una reforma en términos constructivos, sino más bien una amenaza y advertencia contra el poder judicial”, indicó el Senador del Polo Democrático.

En los últimos días el Presidente Duque se ha despachado en elogios hacia el senador Uribe, además de reprochar la decisión de la Corte de dictarle medida de aseguramiento preventiva por el caso de manipulación de testigos junto a su exabogado.

“Durante sus dos gobiernos nuestro país recuperó la seguridad (…) Con sentido de legalidad, Álvaro Uribe enfrentó el narcotráfico, el terrorismo y a los regímenes totalitarios de América Latina. Producto de su lucha, él y su familia han sido víctimas de todo tipo de ataques y difamaciones, de epítetos y acusaciones», dijo Duque cuando se conoció la medida en contra de Uribe Vélez.

Cepeda, quien aseguró que si es preciso acudir a instancias internacionales lo hará, “ante sus reiterados ataques a la independencia del Poder Judicial le anuncio que en compañía de mis abogados estoy estudiando qué acciones tomaré, para que usted respete la independencia de poderes públicos como principio del Estado de derecho.”

Medios internacionales han abordado el tema desde el punto de si Duque se está extralimitando, consultan a varios juristas especializados entre ellos a Rodrigo Umprimny quien manifestó “el discurso de Duque, defendiendo a toda costa la inocencia de Uribe y pidiendo su libertad, es el mejor argumento a favor de su detención por la Corte, pues mostraría su poder para interferir en el proceso» comentó para el canal France24.

“La reflexión va más allá de un mero choque de trenes, es una forma de gobernar heredada precisamente del jefe político que Duque busca proteger, pues frente a los gobiernos de Uribe existieron amplias críticas por intentar intervenir en decisiones judiciales. El mensaje de fondo es peligroso, implica el desprecio por las instituciones, el rechazo de los valores democráticos y el querer que el Estado funcione a partir de intereses particulares”, indica la politóloga Karol Solís, candidata a doctora en ciencias políticas Florida International University

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*